queridopapa

Querido papá,

Hoy especialmente disfruto la lluvia.

 

No le tuve ningún tipo de expectativa al llegar hoy. Se que estuvo resonando uno que otro día; y que se le esperaba la llegada. Tal vez y la vi irse. Pero nunca la disfruté de principio a fin. Me gusta porque me hizo sentirme a salvo; te cuento como me fue hoy. Un largo día de trabajo, donde hasta empecé en horas inusuales. Ya estaba frustrada; pero hoy fue como lo era antes. Un buen equipo y un buen servicio. Sin problemas. Agradezco ese trabajo porque sinceramente que me ha apoyado un montón. Me sentí a salvo manejando de regreso a casa. En ambos extremos del disfrute: con la bici sabía que iba a pasar un mal rato, por mas hippie que sea. Pude entender mejor al carro hoy también; le escuché rugir desde adentro mientras lo manejaba, incluyendo el impacto sonoro de la lluvia.

 

Fue una buena caminata bajo la llovizna recién muerta, descalza en camino a la casa. Me lavó los pies olorosos de ocho horas de trabajo. Nada le compara a la frescura que trae la lluvia.

 

Pero así como la lluvia viene, se va. Hasta el cuerpo se nos va.

 

Estoy muy agradecida de hoy. Tan agradecida que adoro sus razones. Hay dos personas manejando mi vida hacia el camino correcto. Esos son tú y mamá.

 

Para aprender a amar; hay que empezar por amarse a sí mismo. Pensando en cuál sería mi último pensamiento que tuviera en la vida; y es que me amo por dentro. Porque ustedes me hicieron así. Soy la persona más feliz, y te la dedico a ti.

 

Sé que siempre me entiendes. Y me caes súper bien papá! Cualquier música rara que escucharías, que a todos no les gustaría; yo a tu lado seguro que te acompaño.

 

Te extraño muchísimo y estoy muy emocionada por verte otra vez. Y tenerte tan cerca! Vamos a hacer cosas muy finas.

 

Te quiero mucho,
la pioja